La relación entre Egipto y Mesopotamia

Hace varios miles de años surgieron las primeras ciudades. Según los historiadores, la ciudad de Ur, en la región de Mesopotamia, fue la primera. Luego fueron surgiendo más asentamientos urbanos a medida que los seres humanos pasaron de ser nómadas a practicar el sedentarismo en ciudades. Entre las regiones de Egipto y Mesopotamia se creó la base de la cultura occidental, en la llamada media luna fértil o creciente fértil, debido al increíble rendimiento de sus tierras, que permitió desarrollar cultivos para alimentar la creciente población que llegaba a los nuevos núcleos, cambiando por completo la historia de la humanidad. Hoy en día Egipto y Mesopotamia están unidas por la historia de sus fundadores y sus ciudades milenarias, algunas habitadas y otras tantas no, pero actualmente su economía no gira alrededor de la agricultura, de los graneros, del poder de los dioses y de la casta sacerdotal, sino que depende en gran medida del turismo, de la atracción que generan su historia, sus ruinas, los antiguos faraones egipcios y reyes asirios, babilónicos y persas. La fascinación por la antigüedad es el motor del turismo en estos países, que se han visto afectados por la inestabilidad política. Por esta razón sus autoridades buscan nuevas maneras de atraer visitantes, y así es como el ministerio de antigüedades de Egipto ha reabierto al público dos tumbas faraónicas ubicadas en el valle de Luxor, además de rebajar los precios del “Luxorpass”. Ahora podremos visitar las tumbas de Seti I y Nefertiti, y todo esto a un precio más asequible del habitual.

(Visited 45 times, 1 visits today)